Un nuevo Secuestro. Texto redactado por la Familia de Cristobal

Un nuevo secuestro

Escribimos este mensaje como familia y amigos de Cristóbal, su madre, su padre, tíos, sus abuelos y pareja, para entregarlo como testimonio a todas aquellas personas que de alguna manera se ha visto afectadas en estos últimos meses en nuestro país al haber participado en movimientos sociales marcados por la violencia y brutal agresividad por parte de carabineros hacia las personas; todo esto respaldado por las autoridades, ya sea por expresar el descontento con el gobierno, por pensar distinto o por cuestionar a la Autoridad.
Desde niño mi hijo se inquietaba por las cosas que pasaban a su alrededor, no soportaba la idea de que algunos fueran explotados por el bienestar de otros. Siempre se mantenía firme a la idea de luchar por su libertad, la de los que lo rodeaban y de respetar la naturaleza, los animales y su entorno.
El día 11 de septiembre de 2011 en el Cementerio General se convocó a un encuentro para recordar a las víctimas del gobierno de la dictadura, en este lugar se desato una batalla entre carabineros y personas. En esta ocasión carabineros montados a caballo entró en el cementerio general corriendo a gran velocidad entre las tumbas, atropellando a la gente que allí estaba,. En toda esta locura uno de los carabineros cayó de su caballo y quedo solo, según imágenes, sus compañeros lo abandonaron. Un grupo de muchachos no pudo contenerse la rabia tras brutal atropello y se acercaron a golpearlo e insultarlo, entre ellos Cristóbal. Todos sabemos que en estos enfrentamientos están las 2 partes expuestas, pero carabineros son intocables. En cambio quien se defiende se expone a duras penas, lamentablemente mi hijo se vio envuelto en toda esta situación.
Después de ese día 11 de septiembre 2011 comenzó la pesadilla. A partir del 13 de septiembre tuvimos policías en las 4 esquinas de la casa (Dipolcar ), durante el día y la noche, siguiéndonos, tanto a él como a su familia; vigilándonos, grabando y sacando fotografías. El día 15, en la esquina de nuestra casa, él fue a dejar a su pareja a la micro y unos hombre armados y sin identificación, agarraron a Cristóbal y entre amenazas lo subieron a un auto, golpeándolo a vista de todas las personas que estaban allí en ese momento. Envolvieron su cabeza con un paño y lo metieron en una camioneta blanca donde se lo llevaron. Mi hijo gritaba su dirección para que lo ayudaran, de esta manera llegan a mi casa y me explican lo que había ocurrido. De ahí me fui inmediatamente a buscar ayuda y llegamos a la Defensoría Popular, donde nos prestaron la atención necesaria. Por otro lado, mi madre fue a la comisaría más cercana a dejar constancia de esta irregular detención. Allí nos informan de su paradero, había sido trasladado a la 6° Comisaria de Recoleta detenido y acusado de participar en la agresión al carabinero José Inostroza Crisóstomo, en el interior del Cementerio General. La prensa nos esperaba y nos acosaba con sus cámaras, ellos tergiversan la información que se les entrega a las personas, mienten y confunden, aclarando por ejemplo que el carabinero no perdió su vista y que su animal no fue apuñalado.
Nos autorizaron para entrarle algo de comer por lo que fuimos a buscarle alimento, al volver nos encontramos con la sorpresa de que había sido sacado a dar una vuelta por “motivos de prensa”, como si fuera todo un trofeo para ellos, esa fue la excusa que nos dio el Teniente de esa comisaria. Cristóbal pasó la noche ahí y al día siguiente paso a control de detención. Que impotencia al ver la injusticia que ellos cometen al mostrar a mi hijo como el peor de los criminales, mostrando su rostro y exhibiéndolo ante las cámaras.
Al otro día fuimos a la audiencia donde el juez Rodrigo Palma, luego de revisar las pruebas en su contra, que corresponden a unas fotografías que aparecieron en Terra, tomadas por la Agencia Uno, y de escuchar a ambas partes, determino que no podía culpar a Cristóbal de las lesiones causadas al carabinero, ya que en la fotos se le ve a él afirmando al carabinero, y determinando que las heridas son causadas por otras personas que lo golpean con palos, piedras, pies y puños. El juez determino ese día su medida cautelar con una firma cada 15 días mientras duraba el tiempo de investigación, de 70 días. El viernes nos fuimos a casa con mi hijo y el día 22 de septiembre, la Fiscalía y el Ministerio Publico apelaron a esa decisión y el Tribunal cambió la firma por la Prisión Preventiva. De esta manera es encerrado con la única petición de ser ingresado a la Cárcel de Alta Seguridad (CAS), con recurso de protección por las reiteradas amenazas de parte de la institución de Gendarmería y de Carabineros, lo cual fue aceptado.


Al día siguiente y sin previa notificación a sus familiares ni abogado, fue trasladado a la cárcel de Santiago 1. Aquí se realizó otra audiencia para su retorno al CAS, apelando a que Cristóbal pudiera cumplir la prisión preventiva allí, para facilitar su bienestar al poder llevarle su comida, ya que por opción personal mi hijo es Vegano. Fue devuelto el jueves 29 de septiembre, pues el Juez considero que al ser un joven sin antecedentes, con una intachable conducta anterior, que es detenido bajo movilizaciones de carácter político, no debía estar como población penal común, sino que debía permanecer en una cárcel con personal especializado, como lo es esta prisión.
De ahí es trasladado nuevamente a la Cárcel de Alta Seguridad, a la Sección de Máxima Seguridad, donde permanece encerrado 21 horas diarias, con una hora de patio en la mañana y otra en la tarde, en donde toda su correspondencia es intervenida y en que no tiene casi ningún momento de interacción con otras personas, observando a diario el cielo enrejado de ese lugar.
El día jueves 13 de octubre fuimos a una audiencia que se fijó para pedir el cambio de medida cautelar de Prisión Preventiva a Arresto Domiciliario, el cual fue negado, ya que el juez decidió mantener la medida y no hacer ninguna modificación pese a los nuevos antecedentes presentados por la defensa.
Cristóbal hoy esta privado de su libertad, en prisión preventiva por ser considerado un peligro para la sociedad, involucrado en una investigación, acusado de maltrato de obra a carabineros con resultado de lesiones graves. El carabinero está en su casa recuperado. Una persona herida de gravedad no tiene ese procedimiento y claramente está todo manipulado, pues con esto tienen el poder de tener a Cristóbal preso.
Hoy, a la espera de la decisión de un gobierno, que ha decidido tomar a mi hijo Cristóbal como medida ejemplificadora para intimidar cualquier tipo de expresión de quien no esté de acuerdo con el gobierno, leyes y otros, su familia y amigos se mantiene firme e incondicional a su lado siempre, lo amamos con todas nuestras fuerzas y ni siquiera la cárcel nos separara, estamos con él en cuerpo y alma.

Por el pájaro enjaulado,
por el pez en la pecera,
por mi amigo que está preso,
porque ha dicho lo que piensa
YO TE NOMBRO, LIBERTAD.

Por los dientes apretados,
por la rabia contenida,
por el nudo en la garganta,
por las bocas que no cantan
YO TE NOMBRO, LIBERTAD

De Familia Franke Torres
Fines de Octubre 2011

This entry was posted in Acciones y palabras en Solidaridad. Bookmark the permalink.